Please add sliding bar widget here...
 
Call us: +34 952 765926

Blog

La Spagna destinazione preferita da in fondi di investimenti internazionali. Da Gennaio fino a Settembre, 6.400 milioni di euro investiti nel mattone spagnolo.

Las compras de capital extranjero en el sector inmobiliario superan a las de inversores españoles en este 2016 por primera vez desde el estallido de la burbuja.

Entre enero y septiembre, se invirtieron en España 6.400 millones de euros en compras de activos inmobiliarios. De esta cifra, el 60% del capital tenía origen extranjero, señala la consultora CBRE, un dato que da la vuelta a la tendencia que marcaba el mercado desde el inicio de la recuperación del sector inmobiliario en España.

“Desde el inicio de la crisis, cuando los inversores internacionales salieron del mercado, eran los nacionales los que lideraban la actividad, hasta un 62% en 2012. Desde 2013, los internacionales han regresado con fuerza y hasta el primer semestre de este año representaban el 74%”, explican desde el área de Research de Savills.

El regreso de los inversores internacionales se explica por dos motivos.Por un lado, la recuperación del sector inmobiliario español, que coincide además con el repunte de la propia economía del país, con una mejora del consumo y unas previsiones halagüeñas para los próximos meses. Por otro, la subida de precios en mercados inmobiliarios europeos de referencia, como Reino Unido, Alemania y Francia, han hecho que los inversores pongan el foco en España.

“El inversor internacional considera España un mercado clave por los retornos que, a estas alturas del ciclo, son factibles de conseguir”, dice Javier García-Mateo, socio de Financial Advisory de Deloitte. “Además, las Socimis españolas han entrado en 2016 en fase de gestión, mientras en 2014 y 2015 su fase era de adquisición. En consecuencia, el perfil actualmente da más protagonismo a los institucionales”, agrega Ramiro Rodríguez, economista jefe de BNP Paribas Real Estate.

Entre enero a junio, los compradores extranjeros desembolsaron 2.217 millones de euros en inversión inmobiliaria directa -que no incluye ni operaciones corporativas, compraventa de deuda ni de suelo- en el país, el 74% del total, lo que sitúa a España como el segundo mercado con mayor participación de inversión internacional en el continente, señala Savills en su último informe. “Hay interés en todos los segmentos, principalmente en centros comerciales, logístico y oficinas”, asegura García-Mateo.

De hecho, los expertos creen que el volumen de inversión procedente de capital internacional es aún inferior con respecto a la demanda que existe. “España sigue siendo un mercado muy atractivo para los inversores internacionales. La caída del 4% de la inversión transfronteriza no refleja la realidad del mercado ya que la escasez de producto disponible dificulta las operaciones. El menor volumen transaccionado hasta el momento no se corresponde a nuestro juicio con la demanda, que es superior a la de años anteriores por las expectativas del consumo privado y por el retraso en el ciclo de rentas de oficinas con respecto a otros grandes mercados europeos”, explica José Navarro, director general de Savills España.

Las compras de capital extranjero en el sector inmobiliario superan a las de inversores españoles en este 2016 por primera vez desde el estallido de la burbuja.

Entre enero y septiembre, se invirtieron en España 6.400 millones de euros en compras de activos inmobiliarios. De esta cifra, el 60% del capital tenía origen extranjero, señala la consultora CBRE, un dato que da la vuelta a la tendencia que marcaba el mercado desde el inicio de la recuperación del sector inmobiliario en España.

“Desde el inicio de la crisis, cuando los inversores internacionales salieron del mercado, eran los nacionales los que lideraban la actividad, hasta un 62% en 2012. Desde 2013, los internacionales han regresado con fuerza y hasta el primer semestre de este año representaban el 74%”, explican desde el área de Research de Savills.

Los inversores internacionales han desbancado a las grandes Socimis

El regreso de los inversores internacionales se explica por dos motivos.Por un lado, la recuperación del sector inmobiliario español, que coincide además con el repunte de la propia economía del país, con una mejora del consumo y unas previsiones halagüeñas para los próximos meses. Por otro, la subida de precios en mercados inmobiliarios europeos de referencia, como Reino Unido, Alemania y Francia, han hecho que los inversores pongan el foco en España.

“El inversor internacional considera España un mercado clave por los retornos que, a estas alturas del ciclo, son factibles de conseguir”, dice Javier García-Mateo, socio de Financial Advisory de Deloitte. “Además, las Socimis españolas han entrado en 2016 en fase de gestión, mientras en 2014 y 2015 su fase era de adquisición. En consecuencia, el perfil actualmente da más protagonismo a los institucionales”, agrega Ramiro Rodríguez, economista jefe de BNP Paribas Real Estate.

Entre enero a junio, los compradores extranjeros desembolsaron 2.217 millones de euros en inversión inmobiliaria directa -que no incluye ni operaciones corporativas, compraventa de deuda ni de suelo- en el país, el 74% del total, lo que sitúa a España como el segundo mercado con mayor participación de inversión internacional en el continente, señala Savills en su último informe. “Hay interés en todos los segmentos, principalmente en centros comerciales, logístico y oficinas”, asegura García-Mateo.

Fondos americanos como Blackstone y GreenOak han cerrado grandes compras

De hecho, los expertos creen que el volumen de inversión procedente de capital internacional es aún inferior con respecto a la demanda que existe. “España sigue siendo un mercado muy atractivo para los inversores internacionales. La caída del 4% de la inversión transfronteriza no refleja la realidad del mercado ya que la escasez de producto disponible dificulta las operaciones. El menor volumen transaccionado hasta el momento no se corresponde a nuestro juicio con la demanda, que es superior a la de años anteriores por las expectativas del consumo privado y por el retraso en el ciclo de rentas de oficinas con respecto a otros grandes mercados europeos”, explica José Navarro, director general de Savills España.

Por tipo de inmuebles, las oficinas y grandes establecimientos comerciales (centros y parques, principalmente, aunque también locales emblema en las principales arterias de grandes ciudades) son los activos favoritos para el inversor extranjero. “Incluyendo capital nacional e internacional, el segmento de oficinas ha liderado históricamente el volumen transaccionado, con un 44%, seguido de los activos comerciales, con un 36%. Sin embargo, en el año 2016 (hasta octubre), el comercial concentra casi el 50% ya que registra también mayor número y volumen de megaoperaciones”, señalan desde Savills.

“Existen tres motivos por los que hay tanto apetito por centros comerciales: hay un número muy elevado de activos en venta o que saldrán al mercado próximamente, la coyuntura macroeconómica del país es mejor a la del resto de Europa y, además, las rentabilidades ofrecidas en otras economías como Francia, Alemania o Reino Unido están por debajo del mercado español” , comenta el socio de Deloitte.

Antonella M.F.

Comments are closed.