Please add sliding bar widget here...
 
Call us: +34 952 765926

Blog

Spagna, economia: 3 anni alla testa della crescita economica!

España es la potencia económica occidental que más crece. Lo hizo en 2015, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) ascendió un 3,2%. Lo hará también este año, gracias a un crecimiento que, según la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) llegará al 3,2% pero que si se atiende a las previsiones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) podría alcanzar el 3,3%. Y repetirá, probablemente, en 2017, año en el que Eurostat considera que la economía avanzará un 2,3% pero que, también en este caso, podría ser una o dos décimas superior.

Pero en todo caso, y más allá de que las previsiones de Eurostat se han quedado cortas en los últimos años, lo cierto es que España, casi con total seguridad, completará tres años al frente del crecimiento de la Eurozona, de Europa y de las economías desarrolladas. Le superan, cierto es, países como Irlanda, China o India, pero ninguna de estas economías es comparable a la española, bien porque su tamaño es muy reducido, como ocurre en el caso irlandés, o bien porque no responden a las características de países desarrollados, como en los otros dos casos.

De esta manera, España habrá crecido en este trienio mucho más que Alemania, Francia o Italia, que son las potencias económicas que le preceden dentro de la Eurozona. Buena muestra de ese menor crecimiento, de esa atonía de la economía de estos países en comparación con la española, es que en el tercer trimestre de este año apenas han crecido entre un 0,2% y un 0,3%.

En concreto, y según comunicaron ayer los diferentes organismos estadísticos a Eurostat, el PIB italiano sorprendió entre julio y agosto con un crecimiento del 0,3% tras un trimestre de estancamiento. Francia, por su parte, avanzó sólo un 0,2%, que es lo mismo que creció el país germano en el tercer trimestre.

El dato alemán supone una décima menos de lo esperado, y la causa de esta desaceleración está en el corazón mismo de la economía germana: el comercio internacional. “Las exportaciones bajaron ligeramente mientras que las importaciones subían, lo que tuvo un efecto bajista sobre el crecimiento”, explicó la Oficina Federal de Estadística (Destatis). A ello hay que añadir, según el Ministerio de Economía, que la economía alemana se está ralentizando como consecuencia de la incertidumbre derivada del Brexit, así como de las elecciones en Estados Unidos.

Precisamente estos dos factores son los que más pueden trastocar las estimaciones de crecimiento que ofrecen la Oficina Europea de Estadística y el Fondo Monetario Internacional (FMI). De la salida de Reino Unido de la Unión Europea, al menos, ya se han realizado algunas estimaciones, pero de la Administración Trump todavía no se conoce cómo será su política económica ni si las medidas que implemente a partir de 2017 hundirán o impulsarán a la primera economía mundial.

Antonella M.F.

Comments are closed.